la chimbaEl Mercurio Antofagasta 10 de enero de 2013. La Conaf determinó el cierre de esta quebrada debido ala preocupante desaparición de su flora y fauna. Todo ello a causa del hombre.

El cierre de la reserva natural La Chimba no puede pasar desapercibida para los antofagastinos. Este santuario ubicado a 15 kilómetros al norte de la ciudad, ha sido por décadas un fecundo punto de encuentro con la naturaleza.

La determinación de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) obedece ala preocupante desaparición de la flora y fauna en el lugar, la gran cantidad de basura y la peligrosa presencia de perros en estado casi salvaje, además de una creciente delincuencia.

A todos estos problemas se suma la extracción de áridos en diferentes sectores de esta extensa quebrada, tema denunciado varias veces y que tiene como consecuencia directa la alteración de este rico ecosistema enclavado en el corazón de la Cordillera de la Costa.

Uno de los objetivos del plan de manejo o recuperación apunta a neutralizar la presencia de elementos contaminantes como las bolsas plásticas. Este es uno de los mayores problemas y está en directa relación con el crecimiento del basural de la ciudad. De acuerdo con diversos estudios, el lugar ya perdió un 40% de su flora debido a múltiples factores asociados a la presencia del hombre, algo similar ocurre con las profundas alteraciones en el medio ambiente que gatillaron una disminución de los animales.

La quebrada La Chimba es un paraíso natural que en el pasado albergaba gran cantidad de especies. Según recuerda el experto del Crea y Doctor en Biología, Carlos Guerra, observar guanacos era algo común ahí hasta la década de los ’70.

Si bien este sector fue declarado reserva nacional el 12 de mayo de 1988 por el decreto 71 del Ministerio de Agricultura, es palpable su abandono y deterioro en los últimos años. A ello hay que agregar la escasa cultura de los antofagastinos para proteger uno de los sitios más sorprendentes del desierto.

Por eso aún estamos a tiempo para salvar este bello lugar de la depredación humana. La reserva La Chimba es un regalo de la naturaleza y la obligación de todos es protegerla para las futuras generaciones.
Recuadro :
La reserva La Chimba es un regalo de la naturaleza enclavada en la Cordillera de la Costa La obligación de todos los antofagastinos es protegerla para las futuras generaciones.

Print Friendly, PDF & Email