ecosistema subpolar noruegaCientíficos coincidieron en que las zonas frías del planeta poseen varios elementos en común, entre ellos, son territorios prístinos que se enfrentan a un dinámico cambio climático y que se someten a un aumento del turismo y del comercio con el resto del mundo. U de Concepción, 29 de julio de 2015.

Con el objetivo de analizar las amenazas actuales y retos futuros del cambio climático en ecosistemas árticos y zonas de montaña, a principios de junio se realizó en Suecia un workshop internacional de “Bioseguridad en las montañas y ecosistemas del ártico”, en donde se reunieron 12 ecólogos de distintos países, para analizar esta situación según su área de investigación. En el encuentro participó el científico Dr. Aníbal Pauchard de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción, quien es especialista en especies invasoras.

En este encuentro, los especialistas coincidieron en que las zonas frías del planeta poseen varios elementos en común, entre ellos, son territorios prístinos que se enfrentan a un dinámico cambio climático y que se someten a un aumento del turismo y del comercio con el resto del mundo. Por otra parte, estas zonas poseen especies adaptadas al frío, lo que las hace particularmente vulnerables a las presiones del cambio climático y la invasión de todo tipo de organismos incluyendo plantas, animales y patógenos causantes de enfermedades humanas.

Un ejemplo de ello es el movimiento que han tenido hacia el norte algunos microorganismos transmitidos por garrapatas causantes de diversas enfermedades en seres humanos. Además, en zonas de montaña se ha establecido la malaria, mientras que en el Ártico los renos están siendo amenazados por nuevos virus y enfermedades, y las plantas nativas y exóticas han presentado cambios en sus interacciones afectando a la biodiversidad y funcionamiento del ecosistema. Según el Dr. Pauchard el problema fundamental es que “aún no sabemos a la tasa con cuál las especies se desplazarán debido al cambio climático, y es probable que algunas puedan expandirse rápidamente, como por ejemplo los mosquitos, generando impactos impredecibles”.

Los distintos enfoques de análisis en plantas, animales, seres humanos y agentes patógenos, revelaron amenazas inminentes y brechas de datos que hasta ahora habían sido descuidados por los científicos y por los gobiernos locales. Ante esto, se destacó el valor de trabajar de forma transdisciplinaria para abordar temáticas de bioseguridad emergentes en entornos fríos. Para el Dr. Pauchard es importante las acciones que puedan desarrollar los gobiernos: “Existe consenso de que este es un problema que transciende fronteras nacionales y por lo tanto, requiere la integración de la comunidad científica y los gobiernos para prevenir y mitigar los cambios en la biodiversidad con una perspectiva holística de bioseguridad”.

El taller fue organizado por la Red de Investigación de Invasiones de Montaña (MIREN, www.mountaininvasions.org), y recibió cooperación de Mountain Research Initiative (MRI), Marcus Wallenbergs Stiftelse for Internationellt Vetenskapligt Samarbete; Stiftelsen Oscar och Lilli Lamms Minne, ARCUM (Arctic Research Centre of Umeå University), y CIRC (Climate Impacts Research Centre). Finalmente, se espera que de este taller resulten varias publicaciones relevantes en revistas especializadas y se de inicio a una agenda científica en torno a la bioseguridad de zonas frías.

Print Friendly, PDF & Email