El Parque Nacional Yendegaia, inaugurado en el gobierno de Sebastián Piñera obtuvo su mayor extensión después de sumar 38 mil 780 hectáreas, donadas por la fundación PNY, propiedad de Douglas Tompkins.

El ministro de Bienes Nacionales, Victor Osorio, dijo que la donación se ejecutó sabiendo que Tompkins tuvo la idea de donar la misma cantidad de hectáreas para el Parque Nacional, pero para eso era necesario dar dos pasos más para que se ejecutara la concretación de la donación al Fisco para así incluir los terrenos al lugar en un plazo de 18 meses desde que fueron entregados, lo que finalmente se cumplió el cinco de marzo de este año.

Osorio, manifestó que Yendagaia es un territorio con ambientes que son únicos en diversidad biológica natural del país, la cual no está alterada por la acción humana. El espacio causa un interés para el desarrollo de la ciencia, la sustentabilidad y el turismo debido a las distintas y únicas especies de flora y fauna que posee.

Frente a esta situación el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, dijo que la donación representa un esfuerzo en conjunto para lograr la creación de un área protegida con terrenos fiscales y privados, argumentando que las especies de Tierra del Fuego se convierten finalmente en un recurso valioso desde una mirada científica y turística, “por lo que hay que protegerlos”.

Las autoridades se comprometieron para que las dependencias mejoren en la calidad del terreno y están convencidos de mantener una protección constante en la diversidad y el ecosistema lleno de especies habitando el territorio del parque, convirtiéndolo así en un paraje de interés nacional y regional.

Fuente: El Ciudadano

Print Friendly, PDF & Email