Las áreas silvestres protegidas aportan múltiples beneficios para el desarrollo de la sociedad en general, y de las comunidades locales en particular, sin embargo, para brindar una efectiva protección, generar acciones de conservación y resguardo del patrimonio natural, es importante contar con personal capacitado, e infraestructura adecuada.

Se vuelve necesario revisar la evolución del gasto en personal, necesario para la administración y gestión de las ASP (remuneraciones, viáticos, horas extras, entre otros).

En promedio durante los años 2009-2016, el aporte fiscal sólo alcanzó a cubrir un 72% del gasto en personal.

Los ingresos asignados a través de la Ley de Presupuesto, de 2009 a 2016, muestran una tendencia creciente, desde los 7.357.352 miles de pesos en 2009 hasta 15.194.637 miles de pesos en 2016, esto representa un incremento de un 106% durante este periodo.

Para el año 2017 se presentó un Proyecto de Ley que propone entregar un total de 17.522.082 miles de pesos, lo que representa un incremento de 15% con respecto al año 2016.

Para el año 2017 se propone que el aporte fiscal aumente su cobertura de personal, de un 72 a un 77% del total.

Tampoco el presupuesto da cuenta de otras amenazas que existen sobre las áreas protegidas y que requieren de mayor inversión como por ejemplo: presencia de especies invasoras, el riesgo de incendios debido a condiciones provocadas por efectos antrópicos y el cambio climático, la presencia de basura que genera el mayor número de visitantes.

gráfico informe snaspe

Sin embargo, para hacer un adecuado análisis no es suficiente la información que entrega la Ley de Presupuesto, pues esta no da cuenta de factores importantes que requieren ser atendidos, como por ejemplo, la necesidad de contar con una mayor y mejor infraestructura o las implicancias que tiene el aumento de visitantes, lo cual debería tener como consecuencia una mayor cantidad de personal dedicadas a tareas de vigilancia en áreas protegidas.

Revisa la minuta completa aquí

Print Friendly, PDF & Email