La afirmación la hizo el investigador estadounidense Warren Cohen, quien desarrolla modelos de monitoreo satelital para medir el aumento de la desertificación a causa del aumento de la temperatura, durante la inauguración del Congreso Forestsat 2016 organizado por la U. Mayor.

“Los efectos del cambio climático sólo pueden ir creciendo, y esto significa que una gran cantidad de vegetación que ha existido por milenios, se irá extinguiendo. Ya hemos perdido el 50% de los bosques que existen en la Tierra”.

Así lo indicó Warren Cohen, investigador del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, profesor de la Universidad de Oregón, y miembro del equipo de ciencia del satélite Landsat. Con el fin de contribuir a preservar los bosques y analizar el estado y comportamiento de los mismos frente al cambio climático, el investigador destacó la importancia de los sistemas de monitoreo satelital en esta área.

Las declaraciones se realizaron en el marco del Congreso Forestsat 2016, organizado por Centro de Estudios de Recursos Naturales, Oterra, de la Universidad Mayor, que reunió a 250 profesionales de 40 países, especializados en ciencia y tecnología basada en información de satélites, drones, y otros mecanismos de observación remota, para la vigilancia de los bosques del planeta.

El evento, efectuado recientemente, fue organizado por la Escuela de Ingeniería Forestal y se llevó a efecto en el Campus Huechuraba, de esta Casa de Estudios. Se trató de la séptima edición del certamen y la primera que se realiza en Latinoamérica. En ella, Cohen dictó la conferencia inaugural sobre “Bosques dinámicos de la Tierra: Impulsando los límites de la detectabilidad del cambio con la teledetección”.

Chile es parte activa de los avances en esta área. Como lo señala Claudio Muñoz, ingeniero forestal, coordinador de Extensión y encargado de la organización de Forestsat 2016: “Nuestros bosques nativos han sufrido una significativa disminución, ya que no se han cuidado adecuadamente y en otros ha habido reemplazo por especies exóticas. Lo que más nos ha afectado es el aumento de las temperaturas, lo que está generando un proceso de desertificación en el país, que ha ido de forma gradual a través de los años”.

Pérdida de bosques en la Tierra

A partir de los antecedentes recopilados por sofisticados métodos –que utilizan los especialistas del congreso-, la visión de Cohen sobre la situación de los bosques en la Tierra, no es alentadora.

“Hemos perdido, desde el principio de los tiempos, un 50 por ciento de los bosques que había en el planeta. Y de los que quedan, algunos están siendo manejados aceptablemente bien y no están siendo mayormente afectados por el cambio climático. Pero en otra gran proporción, los bosques están sufriendo un severo deterioro de su salud, debido al aumento de las temperaturas y a las sequías”, explicó Cohen.

Al respecto, indicó que compartir esta visión con los organismos globales donde se toman las decisiones sobre el manejo de los bosques y actividades relacionadas, es importante. “Sin embargo, no soy muy optimista sobre lo que pueda ocurrir a largo plazo. A menos que tomemos acciones que reduzcan los efectos del cambio climático”, señaló.

El investigador añadió además, que el manejo actual de los bosques “está medianamente bajo control y puede ser sostenible, con la excepción quizás de lo que está pasando con los bosques tropicales. Pero los efectos del cambio climático sólo pueden ir creciendo”.

De allí la relevancia que atribuye a la información que puede proporcionar la ciencia y la tecnología basada en la observación satelital, y en consecuencia eventos como Forestsat.

guayana

Vigilancia de bosques: detección remota

“Los profesionales dedicados a la vigilancia de los bosques mediante satélites, drones y otros mecanismos de observación remota, formamos una comunidad muy especial de gente que se reúne con el interés común por los bosques y de mantenerlos saludables, y así poder seguir contando con la madera que se obtiene de ellos”, señaló Cohen.

 

Indicó que es crucial contar con sensores remotos, pues sin ellos “no podemos ver más allá de lo que captan nuestros ojos”. A nivel del suelo solo es posible ver en una escala muy localizada. En cambio, desde un avión se puede obtener una imagen aumentada, pero ésta es solo la visión personal que se tiene desde la altura y no aporta mayor información acerca de cuál es la condición de un bosque avistado, asegura el estadounidense.

“Con la detección remota tenemos la capacidad de tomar distancia y recopilar datos que nos permiten describir de manera muy efectiva, usando estadísticas de gran alcance, y ver cuál es la situación de un bosque en una localización dada, con distintos niveles de especialización. Estos datos son críticos para describir los bosques en múltiples escalas, y saber cómo están cambiando”, indicó Warren Cohen.

“Actualmente, hay tratados de Naciones Unidas que están buscando evitar un desastre global provocado por la acumulación de carbono que puede hacer la Tierra inhabitable, no sólo para las plantas, sino también para la gente. Frente a ello, nuestra especialidad nos proporciona datos para caracterizar los componentes del ciclo completo de carbono que está asociado a los bosques”.

Bosques en Chile

Claudio Muñoz, Doctor en Ciencias Forestales, valora que el evento se haya realizado en Chile: “La idea es masificarlo y sacarlo de Europa, donde se realizó la mayoría de las ediciones anteriores, para crear una conciencia global. Esto no es sólo un problema de Europa o de Norteamérica, nos afecta a todos, a cada persona. Por lo tanto, el hecho de haberse realizado en Chile constituye un hito”.
araucaria 5Por su parte, Warren Cohen traza un parangón entre los bosques de su país de origen y los de Chile: “Entiendo que los bosques de Chile son similares a los de la Costa Oeste de Estados Unidos. Con una condición climática comparable por el efecto que los Andes produce aquí y las Montañas Rocallosas en Estados Unidos”.

Y hace suya la frase que alguna vez acuñó Pablo Neruda: “Quién no conoce el bosque chileno, no conoce este planeta. Podemos decir algo similar del bosque de la Costa Oeste de Estados Unidos, por la diversidad que hay en él. Quizás, como el bosque chileno, toda la diversidad que es posible encontrar en el mundo”.

Fuente: El Mostrador

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 1 times, 1 visits today)