Fotos y ubicación de aves, mamíferos o reptiles muertos en caminos y carreteras se usarán para crear un atlas de atropellos y sugerir estrategias para disminuir pérdidas de animales por esta causa.

Por su trabajo, durante los últimos cinco años Víctor Bravo, investigador del laboratorio de Ecología de Vertebrados de la U. de La Serena, recorre a diario los 85 km que separan las localidades de Canela Baja y La Mostaza, en la comuna de Los Vilos.

Especialista en conservación y manejo de vida silvestre, Bravo veía con preocupación numerosas aves atropelladas en la vía, por lo que decidió tomar cartas en el asunto.

Durante 14 meses (abril de 2016 a junio de 2017), junto a su colega César Piñones registraron las aves muertas en ese tramo que abarca parte de las rutas D-71, 5 Norte y D-85. Su particular catastro los dejó impresionados.

“En 12 meses registramos 86 aves rapaces con impactos de vehículos. De ellas, 52 (60%) eran lechuzas y las demás, tucúqueres, búhos, pequenes, tiuques, peucos, aguiluchos, cernícalos y jotes”, dice Bravo, quien advierte que la cifra equivale a siete aves muertas por kilómetro de carretera al año.

Desde el celular

Si eso sucede en un trayecto de 85 km, ¿qué pasará con estas y otras especies a lo largo de los casi 78 mil km de carreteras del país?

Esa es la pregunta que ahora quieren responder Bravo y el veterinario especialista en fauna silvestre del Laboratorio de Genética y Ecología del Paisaje de la Universidad de La Serena, Cristian Celis.

Para hacerlo, crearon una aplicación disponible para Android y iPhone (ver recuadro), que permite a personas de todo el país contribuir enviando fotografías y ubicación de vertebrados nativos (mamíferos, aves, reptiles y anfibios) impactados por vehículos en carreteras y caminos de Chile.

Con la información recopilada están elaborando el primer Atlas de Atropellos de Fauna Nativa en el país.

“La idea es conocer las especies más afectadas, determinar si hay sitios donde se concentran atropellos y eventualmente proponer estrategias para que esos impactos puedan disminuir”, explica Bravo.

Celis advierte que “este es un fenómeno que ocurre en todo Chile, porque los caminos y carreteras cortan rutas de migración o lugares de refugio o anidamiento”. En el caso de reptiles como lagartijas, iguanas o lagartos, estos se posan en el pavimento para tomar temperatura, mientras que las aves rapaces son atraídas por la concentración de alimento en el entorno de caminos, como semillas, invertebrados, reptiles, roedores y aves pequeñas. Algo similar sucede con mamíferos. A lo largo de Chile hay registros de atropellos de gatos colocolo y güiña, huemules, guanacos, pumas y zorros, entre otros.

Para Charif Tala, jefe del Departamento de Conservación de Especies del Ministerio del Medio ambiente, la creación del Atlas de Atropellos “es el primer intento que conozco por dar cuenta de lo que está ocurriendo en caminos y carreteras del país”. El experto añade que “hacerlo a través de un proyecto de ciencia ciudadana abre increíbles posibilidades para recibir mucha información del impacto que se está generando sobre nuestra fauna silvestre y eventualmente usarse para diseñar estrategias de prevención”.

Como una forma de reconocer el aporte de las personas que colaboren con registros para el atlas, sus nombres se incluirán en cada documento público generado por el equipo investigador. “Queremos ser transparentes con la información que suban y que vean que la contribución de gente común es una importante estrategia de desarrollo científico”, dice Bravo.

Cómo participar

Para colaborar, primero descargue desde PlayStore o iTunes la aplicación AppSheet y regístrese en ella con su cuenta Google. Luego, ingrese en el navegador de su celular la URL http://bit.ly/2DD8F8q y seleccione Install. Más detalles en la Fanpage “Fauna impactada en las carreteras y caminos de Chile” o en goo.gl/qcqQYk.

Fuente: El Mercurio.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 217 times, 1 visits today)