El Ministerio de Medio Ambiente impulsa un plan de rescate para la especie que bajó su cantidad de ejemplares en menos de dos décadas, y que se suma a los otros 50 tipos de animales que están en peligro crítico de extinción a lo largo de nuestro país. #24Data tuvo acceso a documentos clave que informan cuáles son y cómo puedes aportar a su protección.

La segunda especie de ave más pequeña del mundo vive en nuestro país, pero está en riesgo de dejar de existir.

Se trata del Picaflor de Arica -animal que habita la ciudad del mismo nombre, valles cercanos y alrededores de Antofagasta- cuya población disminuyó de 1500 especímenes a cerca de 300 en menos de 20 años.

Es una baja de más del 80% y que la sitúa en estado de conservación “En Peligro Crítico”, por lo que el Ministerio de Medio Ambiente impulsa un plan de rescate de la especie.

Pero no es el único: de acuerdo a registros entregados por el Ministerio de Medio Ambiente a 24Horas.cl, en nuestro país hay alrededor de 120 animales que se encuentran “En Peligro”, además de alrededor de 50 “En Peligro Crítico”.

Revisa acá un mapa con distribución especies que habitan en Chile y su clasificación. 

¿Qué otras especies están en peligro en Chile y por qué?

Las principales amenazas para la biodiversidad en nuestro país son la fragmentación y pérdida de hábitat, las especies exóticas invasoras, la contaminación y el cambio climático.

La vicuña, tierno animal que los turistas fotografían cuando viajan al norte del país, es uno de los que está “En Peligro”. También lo están el huemul -cuya población estimada en 2007 era de solo 1.100 individuos- y el canquén colorado, ave que habita en la Patagonia.

“Como (la naturaleza) es muy delicada, tenemos que ser hábiles para, en la medida que intervenimos, resguardar la buena relación que existe entre las especies, para que no generemos extinción de especies”, explica a 24Data el jefe del Departamento de Conservación de Especies del Ministerio de Medio Ambiente, Charif Tala.

Tala explica que, además, es importante conservar y ver la biodiversidad más allá de un ideal abstracto, ya que nos permite obtener bienes y servicios.

“En la medida en que las distintas especies comienzan a desaparecer también lo hace la capacidad de la naturaleza de proveernos de bienes o servicios. Por ejemplo, de la purificación del aire”, ilustra el experto.

¿Qué podemos hacer?

Charif indica que proteger la biodiversidad depende de todos y que “requerimos un cambio cultural respecto a la forma en que intervenimos el planeta”.

Entre los consejos prácticos que entrega, destaca el uso consciente de los recursos naturales, la atención a los tipos de productos que se consumen y el cuidado de los recintos naturales.

Además hace mucho hincapié en una conducta clave cuando se visita un área natural: no acudir con mascotas. “Los perros son un factor de amenaza tremendo y tremendamente nefasto”, dice, aclarando que no se refiere a perros vagos o asilvestrados, sino que aquellos con dueño.

“El olor que queda es súper disruptivo para los zorros (y otros animales)”, explica, agregando que “no es que necesariamente los perros maten a los zorros, lo que también sucede, sino que porque les transmiten enfermedades y a veces su sola presencia es intimidadora”.

También recuerda a las personas la importancia de ser conscientes de la basura que generamos. “(Las bolsas plásticas) son un problema en la fauna y en los lugares donde van a parar. Las tortugas comen bolsas plásticas y mueren asfixiadas o se enredan en los plásticos o cosas así”, plantea.

Fuente: 24Horas.

Print Friendly, PDF & Email