Hoy, la humanidad habrá utilizado todos los recursos naturales disponibles para todo el 2018, según la Global Footprint Network, que mide la huella ecológica a nivel mundial. Pero nuestro país, lo hizo hace dos meses.

Hoy es el Día de Sobregiro de la Tierra 2018, algo que está bastante documentado por Global Footprint Network, mediante el concepto de “Huella Ecológica”. Consiste en todas las demandas competitivas de las personas por áreas productivas, que incluyen alimentos, madera, fibras, captura de carbono e implantación de infraestructura. Hoy, las emisiones de carbono representan el 60% de la Huella Ecológica de la humanidad.

En esta línea, el Día del Sobregiro marca la fecha en que la demanda anual de los recursos naturales excede lo que los ecosistemas pueden regenerar en el mismo año. Es decir, actualmente la humanidad usa la naturaleza 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas pueden regenerar. Este hito se ha ido moviendo desde 1997.

Este año, Chile se sobregiró antes que el promedio mundial: exactamente, el 2 de junio. Según Global Footprint Network, necesitaríamos 2,4 planetas Tierra y 1,2 países Chile para estar en equilibrio. O sea, estamos sobrepasados en 20%. Esto podría ser un punto negro dentro de los compromisos de nuestro país en el Acuerdo de París. ¿Cómo revertirlo?

Consumo y reciclaje

Los expertos coinciden en que uno de los principales elementos tiene que ver con un cambio de consumo y foco en el reciclaje, tanto a nivel hogareño como empresarial. “Disminuir el desperdicio de alimentos, planificar las compras y compostar los desechos orgánicos es clave. Según cifras de FAO, alrededor de un tercio de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano se pierde. Y el 50% de la basura de una casa corresponde a desechos orgánicos”, comenta Marcela Godoy, presidenta AdC Circular.

María Eugenia Fernández, subgerente de Nuevos Negocios Sustentabilidad Fundación Chile (FCH), indica que es importante tener conciencia de los diferentes empaques que diariamente utilizamos. “Prevenir es el primer paso, evitando usar más de los que necesitamos (bolsas, papeles, envases plásticos, etc.) y preferir usar empaques que tengan más de un uso, que se puedan reutilizar o tengan un uso alternativo”, dice Fernández.

Por su parte, Susan Díaz, coordinadora de la Hora del Planeta de WWF, se refiere al mismo concepto. “Si reducimos la pérdida de alimentos a la mitad en todo el mundo, retrasaríamos el Día del Sobregiro en 11 días. Se debe planificar un menú semanal, hacer listas de compra con los productos necesarios y almacenarlos adecuadamente, entre otras prácticas”.

Desde el gobierno, Jorge Morales, jefe Gestión APL de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC), cree que es clave que el sector productivo tome la bandera de la economía circular, ya que “pretende conseguir que los productos, componentes y recursos, mantengan su utilidad y valor en todo momento”, dice

Morales, y hace énfasis en la importancia de conocer los residuos que generamos: “Se debe aprender a segregarlos y acopiarlos de modo diferenciado, para llevarlos posteriormente a los puntos limpios”.

Transporte

Dentro de la gama de prácticas que existen para no sobregirarnos, los especialistas concuerdan también que el transporte es una pieza clave, ya que es una de las principales actividades que contribuyen a la emisión de gases con efecto invernadero. “Compartir el auto, usar el transporte público, usar bicicletas particulares o de sistemas de arriendo que se pueden usar por tramos, e incluso caminar, trae muchos beneficios”, indica Fernández.

Según datos de AdC Circular, si se redujera al 50% la conducción de autos particulares en el mundo y se reemplazaran un tercio de las millas recorridas de transporte público, se podría retroceder la fecha del sobregiro hasta en 12 días.

Por otro lado, la planificación de la ciudad es fundamental. “El transporte personal representa el 14% de la huella de carbono de la humanidad, por lo que promover el uso de transporte público eficiente, la bicicleta o el caminar, ayudaría a bajar la presión”, dicen desde WWF.

También existen pequeñas prácticas que tanto empresas como particulares pueden hacer en su día a día. La ASCC enumera una serie de ellas, como mejorar el aislamiento térmico, no dejar enchufados los cargadores de aparatos y elegir iluminación eficiente.

Fuente: La Tercera.

Print Friendly, PDF & Email