“Nos vieron como el basurero. Nadie quiere comer mariscos”: el drama de los pescadores de Ventanas